Jesus del Gran Poder

La Semana Santa se refiere a la semana previa al Domingo de Pascua, el día en que los cristianos celebran la resurrección de Jesús. Llega al final del período de 40 días desde el Miércoles Santo, conocido como Cuaresma; tiempo de reflexión, sobriedad y, a veces incluso de ayuno para los cristianos.

Semana Santa cae en diferentes fechas cada año, de acuerdo con el calendario lunar: en el año 325 DC, el Concilio de Nicea decidió que la Pascua debía celebrarse el domingo después de la primera luna llena que sigue al equinoccio de primavera. Cuando la Pascua y otras celebraciones católicas como la Navidad llegaron a los Andes, los puntos de referencia de los ciclos lunares y los equinoccios significaban que las vacaciones coincidían con los festivales de cosecha precolombinos. Pawkar Raymi, el festival andino que coincide con el equinoccio de primavera, es el festival de la floración.

Procesión del Jesús del Gran Poder

Una de las tradiciones más llamativas de la Semana Santa en Quito es la procesión de Jesús del Gran Poder (Jesús Todopoderoso). Los orígenes de esta práctica se remontan a la época medieval, y la procesión ha sobrevivido como tradición en algunos otros lugares del mundo.

El Viernes Santo reconoce el día en que Jesús fue crucificado, y la Procesión de Jesús de Gran Poder lo conmemora en gran escala. Cada año, miles de devotos católicos recorren una ruta de 7 kilómetros alrededor del Centro Histórico de Quito para representar la muerte de Cristo por los pecados del mundo.

Los participantes, que provienen de parroquias católicas, visten túnicas moradas con sombreros altos en forma de cono. Muchos caminan descalzos. Otros atan gruesas vigas de madera o ramas de cactus en forma de cruz a sus espaldas. Algunos caminan con cadenas atadas a sus tobillos. Todos estos rituales están destinados a recrear, en lugar de simplemente simbolizar, el sufrimiento y el sacrificio de Jesús en la cruz. Algunas personas incluso caminan a través de la procesión con la espalda desnuda y se flagelan con látigos u ortigas continuamente.

Los hombres que participan en la procesión reciben el nombre de cucuruchos, mientras que las mujeres se llaman verónicas. La palabra cucurucho proviene de una palabra latina que se refiere a la forma distintiva con forma de cono de los sombreros del participante. El término verónica se refiere a Santa Verónica, la mujer que asistió a Cristo en Gólgota. Verónica frotó la frente de Cristo mientras él estaba en camino a ser crucificado, y se dice que el rostro de Cristo quedó impreso permanentemente en la tela.

El color púrpura de las túnicas representa la penitencia: simboliza el arrepentimiento de los pecados de los cucuruchos, mientras que los sombreros de conos altos representan la humildad. De hecho, algunos dicen que originalmente las personas que caminaban en la procesión eran convictos de las prisiones de la ciudad. La procesión pasa por las nueve estaciones de la cruz: se refieren a momentos específicos de la pasión de Cristo que se reconocen a través de diferentes canciones y oraciones. Las estaciones de la cruz incluyen seguir a Cristo desde su condena de muerte hasta su colocación en la tumba: una reflexión sombría sobre la naturaleza del pecado y la expiación.

Es aconsejable llegar temprano para poder elegir un buen lugar entre la multitud, o elegir un lugar con buena vista. Desde la plataforma de la Iglesia Basílica a menudo es posible echar un vistazo a la procesión sin perderse demasiado entre las masas.

February 28, 2018 Illa Blog
About illa